El 2004, en inscriure'm per crear aquest blog, vaig haver de posar-li un nom. El títol triat no és original. Fa anys Marta Pessarrodona va titular així uns articles per al diari Avui, en record de Virginia Woolf, que va anomenar "La lectora corrent" uns reculls de crítica literària.

diumenge, 5 de febrer de 2012

Les desgràcies d'un home de setanta-tres anys

Aquesta entrevista a un home de setanta-tres anys ple de càrregues i problemes familiars corre per Internet. Li he donat una mica de forma (els guions i la puntuació) i hi he corregit algun anacronisme:
Un periodista de Callejeros entrevista a un anciano en un jardín, en España, a finales de 2011. El entrevistado se expresa del siguiente modo:
--Soy hijo de exiliados. hasta los veintisiete años no pude volver a España por culpa de Franco. Mi madre estuvo muchos años en silla de ruedas y cuando murió mi padre, pobrecito, no sabíamos ni dónde enterrarle.
     Prosigue su relato:
--Ahora tengo setenta y tres años y no hace mucho me quitaron parte de un pulmón. Mi mujer es inmigrante y hemos tenido tres hijos. De los tres solo trabaja una, la mediana... pero no cobra nada. Todos, incluidos los nietos, viven de mi asignación. La mayor se divorció. su ex-marido se daba a las drogas y al alcohol y la dejó con dos niños...
     Hace una pausa y sigue lamentándose:
-- El pequeño de mis hijos aun no se ha ido de casa y además está casado con una divorciada a la que ha traído a vivir con nosotros. Esta señora antes trabajaba, tenía un buen puesto, pero desde que vino a vivir a mi casa ya no hace nada. Y ahora tienen dos niñas que también viven bajo nuestro techo. El último verano, con lo de la crisis, casi no pudimos ir de vacaciones... Para colmo, el marido de la mediana anda a líos con la justicia. Al enterarme me desmayé y casi pierdo un ojo al darme con una puerta...
     El periodista, con cara de asombro, le dice al anciano:
--Majestad, no creo que su situación sea tan mala...

2 comentaris:

Clidice ha dit...

Ho vaig trobar molt encertat quan em va arribar. La veritat és que, com en els acudits, la creativitat anònima sol resultar genial :)

Mercè Piqueras ha dit...

Sí, Clídice, de vegades hi ha historietes i acudits anònims que són molt enginyosos.